Guatemala,
English version Ayuda

SECTOR REAL
  1. SECTOR REAL

Para 1998 se estima que la actividad económica, medida por el Producto Interno Bruto (PIB) a precios constantes, crezca 4.9%, superando la tasa de crecimiento observada en los últimos dos años (3% en 1996 y 4.3% en 1997). Esta estimación se sustenta en el comportamiento que han mostrado los principales indicadores sectoriales, cuya base es la información cualitativa y cuantitativa proporcionada por asociaciones gremiales y otras instituciones públicas y privadas, comportamiento que es congruente con la tendencia mostrada por el Indice Mensual de Actividad Económica (IMAE).

 

ÍNDICE MENSUAL DE LA ACTIVIDAD ECONÓMICA

CRECIMIENTO INTERANUAL

1995 - 1998 *

* El dato correspondiente al mes de septiembre es preliminar.

Entre los factores que han influido en el comportamiento de la actividad económica en 1998 destaca la expansión extraordinaria del crédito bancario al sector privado, que incidió en un crecimiento de la demanda agregada. Asimismo, cabe mencionar los avances del país hacia la consolidación de las reformas estructurales y los efectos derivados de la apertura comercial, la implementación de los compromisos de los acuerdos de paz y, en gran medida, el bajo nivel de inflación.

Por otra parte, la actividad económica se pudo haber visto afectada por un contagio de la crisis financiera internacional, que ha incidido en la disminución del ritmo de crecimiento económico de los principales socios comerciales, así como por la incidencia de los fenómenos naturales que han afectado al país: tal el caso de la prolongación de los efectos del fenómeno El Niño, erupciones volcánicas, incendios forestales y tormentas tropicales.

De acuerdo con el IMAE a septiembre de 1998, el cual por segundo año consecutivo sigue mostrando una tendencia positiva de la producción, la velocidad a que crece la economía se explica, en buena medida, por la expansión de la actividad comercial, el crecimiento del sector agropecuario y el dinamismo de la producción industrial, que en conjunto representan el 61.6% del PIB.

En cuanto a la estimación de la evolución de los sectores que conforman el PIB, para el sector agropecuario, se estima un crecimiento de 3.2% (2.8% en 1997). A noviembre de 1998, de acuerdo con información proporcionada por las asociaciones gremiales, el volumen exportado de los principales productos agrícolas ascendió a 18.6 millones de quintales (4.5% más que en 1997). Entre los factores que explican este comportamiento se encuentran: el surgimiento de nuevos mercados, la diversificación de la producción exportable, la ampliación de la frontera agrícola mediante la incorporación de tierras que se encontraban inutilizadas por el conflicto armado.

En lo que se refiere a la producción agrícola, se estima que la correspondiente a café y cardamomo crecerá 1.7% y 2.0% respectivamente, aún cuando se han reportado daños a las áreas de cultivo por la persistencia del fenómeno El Niño, el cual originó el verano más largo y caluroso desde hace cincuenta años, y por la tormenta tropical Mitch que, según información preliminar, afectó el 20.7% del área cultivada de café y el 1.8% de la dedicada al cultivo de cardamomo. Por su parte, la producción de banano para 1998 se estima que será similar a la observada en 1997, comportamiento que se explica por los daños provocados por la tormenta tropical Mitch, principalmente en el departamento de Izabal en donde se concentra el 80% de la producción, y donde, de acuerdo con evaluaciones preliminares, el área de cultivo se vio afectada en un 60%, lo cual se tradujo en pérdidas de la cosecha en los dos últimos meses de 1998, que representa aproximadamente 5% de la producción total estimada.

En cuanto a la caña de azúcar, se estima un crecimiento de 19.4%, mayor en 5.9 puntos porcentuales a la registrada en 1997.

En lo que respecta a la producción agrícola para consumo interno, dentro de la cual se encuentran los granos básicos, se estima una tasa de crecimiento de 0.2%.

En lo referente al subsector pecuario se estima una tasa de expansión de 2.1% (3.0% en 1997). Cabe mencionar que, todas las actividades del subsector registran tasas de crecimiento positivas.

En el caso de la industria manufacturera, para 1998 se estima un crecimiento de 3.5% (2.7% en 1997), el cual, en buena medida, se ha visto favorecido por los avances en materia de apertura comercial lo que, se estima, ha tenido una incidencia positiva en las importaciones de materias primas y bienes de capital, así como en las exportaciones del sector. En efecto, a septiembre de 1998, las exportaciones de productos industriales crecieron 18.9% (16.2% en 1997) y las importaciones con destino a la industria registraron, por segundo año consecutivo, un crecimiento cercano al 22.3%. Cabe indicar que, de acuerdo con evaluaciones preliminares, los fenómenos climatológicos de fin año no afectaron la infraestructura productiva del sector.

El crecimiento estimado de la industria, es congruente con los resultados de la encuesta de opinión empresarial que se realizó en julio del presente año, de acuerdo con la cual, en el primer semestre de 1998 los volúmenes de producción y de ventas aumentaron para el 62.4% y 65.9% de los empresarios entrevistados, respectivamente. En lo que se refiere a las expectativas para el segundo semestre del mismo año, el 54.2% de los entrevistados esperaba un aumento en el volumen de producción y el 57.1% en los volúmenes de venta, situación que fue confirmada en septiembre, cuando se volvió a entrevistar a ese grupo de empresarios; en esta oportunidad el 66.2% indicó que, a esa fecha, la producción había aumentado.

Para el sector comercio al por mayor y menor se estima un crecimiento de 5.1% (3.8% en 1997), dinamismo asociado al crecimiento del valor de las importaciones y de las exportaciones (22.0% y 13.6%, respectivamente, a septiembre de 1998), así como al crecimiento de los sectores agropecuario e industria.

El sector explotación de minas y canteras estaría registrando un crecimiento de 20.8%, menor al 24.6% del año anterior. En dicho comportamiento ha influido la actividad petrolera y minera, cuyas tasas de crecimiento se estiman en 27.1% (37.9% en 1997) y 22.6% (20.6% en 1997) respectivamente, y que en la producción total tienen una ponderación de 81.2% del sector.

En lo que se refiere al sector construcción, se estima un crecimiento de 9.9% (9.4% en 1997). Por un lado, dicho crecimiento se explica por la continuación en la ejecución de proyectos gubernamentales de mejoramiento y ampliación de la infraestructura básica (carreteras, puentes, caminos vecinales, etc.), asociados, en parte, a los acuerdos de paz, a la construcción de viviendas populares a través del Fondo Guatemalteco Para la Vivienda (FOGUAVI) y a los esfuerzos de restauración de la infraestructura dañada por los fenómenos climatológicos, ocurridos a principios de noviembre. Además, el comportamiento del sector se asocia al ritmo creciente de la construcción de vivienda unifamiliar, en serie y de uso colectivo, (8.1%, 9.0% y 275.3%, respectivamente, cuyas ponderaciones con relación al total son de 25.1%; 24.1% y 6.0%, en su orden), en donde se destaca la autorización de tres grandes condominios residenciales ubicados en el municipio de Villa Canales (El Ceibal, Brisas del Valle y Pasajes de Villa Canales), los que fueron autorizados en el mes de octubre. Respecto a la construcción para uso comercial, cabe destacar que en el mes de octubre, ésta tuvo un repunte de 85.2%, derivado de la autorización de 129.3 miles de metros cuadrados en el municipio de Guatemala.

Para el sector electricidad y agua se estima un crecimiento de 5.8%, el cual se asocia al inicio de operaciones de nuevas empresas dedicadas a la generación de energía térmica e hidráulica (plantas GENOR en Izabal, SECACAO en Alta Verapaz y Las Palmas en Escuintla, las cuales, en conjunto, tienen una capacidad instalada de 115 MWH).

El resto de sectores económicos, cuyas ponderaciones en la composición del PIB oscilan entre 4.6% y 9.1%, también registran tasas de crecimiento positivas.

 

 

En cuanto al desenvolvimiento de la economía por el lado del gasto, el mismo se explica por el crecimiento de todos los componentes de la demanda agregada. En efecto, el consumo privado tiene un crecimiento de 5.1%, (4.0% en 1997). Este crecimiento se sustenta en un aumento del ingreso nacional.

El gasto gubernamental en consumo, que incluye las remuneraciones y la compra de bienes y servicios registra un crecimiento real de 32.8% (5.5% en 1997). Dicho crecimiento está asociado, principalmente, al aumento salarial otorgado por el gobierno a los empleados públicos.

La formación geográfica bruta de capital fijo, registraría un crecimiento de 11.8% (19.9% en 1997). De la formación bruta de capital, alrededor del 70% corresponde a la inversión privada, para la cual se espera un crecimiento de 13.5%, asociado al dinamismo que registran las importaciones de bienes de capital (30.2% a septiembre del presente año), al crecimiento de la construcción de vivienda y de establecimientos comerciales y a la rehabilitación de la infraestructura productiva y cultivos permanentes dañados por la tormenta tropical Mitch. Por su parte, el crecimiento de la inversión pública se estima en 7.8% y está determinado por la ejecución de proyectos de mejoramiento y ampliación de la infraestructura, así como por la restauración de la infraestructura vial, puentes y alcantarillados dañados por las lluvias de fin de año.

Respecto de las exportaciones de bienes y servicios, se estima un crecimiento de 8.5% en términos reales (10.2% en 1997). De acuerdo con información proporcionada por algunas empresas, asociaciones y gremiales, las exportaciones de banano, a noviembre del mismo año, ascendieron a 14.0 millones de quintales (13.6% más que en 1997), las de azúcar 27.6 millones de quintales (38.3% más que en 1997), las de cardamomo 0.3 millones de quintales (8% menos que en 1997) y las de café 4.2 millones de quintales (16.6% menos que en 1997). Con relación a las exportaciones de petróleo, se reporta un alza de 1.6 millones de barriles con respecto al mismo período del año anterior.

Las importaciones de bienes y servicios, crecerían 19.8% en términos reales (19.5% en 1997). Cabe señalar que, en términos de valor, según las estadísticas de comercio exterior a septiembre, se registran crecimientos en las importaciones de bienes de capital (30.2%), materiales de construcción (29.2%), bienes de consumo (27.0%), materias primas y productos intermedios (14.8%) y combustibles y lubricantes (11.3%).

 

 

 

Con base en las cuentas del PIB es factible analizar el comportamiento del ahorro interno, el cual, después de haber registrado un crecimiento real de 10.4% en 1997, se estima que para el año de estudio el ahorro interno experimente una caída de 17.9%. De esa cuenta, para 1998 dicho ahorro representaría el 6.2% del PIB (7.9% en 1997).

Dicho comportamiento estaría influenciado por una reducción tanto del ahorro privado de 47.3% como del ahorro público de 3.8%, asociada a un mayor consumo de las personas y al mayor crecimiento en los gastos corrientes respecto al de los ingresos corrientes, respectivamente.