Guatemala,
English version Ayuda

Estimados señores:
                                                                                  Guatemala
                                                                                  18 de febrero de 2002
 

 

Señores
Consejo Editorial
Diario Siglo Veintiuno
Ciudad
Estimados señores:
 
Me refiero a la nota editorial publicada en la página 10 de la edición del 16 de febrero bajo el título  Irresponsable es usted, Lizardo Sosa.
 
Al respecto, en la edición del día viernes 15 de febrero, la portada del diario Siglo Veintiuno señala en su titular principal que  Con Q100 millones se salvaría el CHN  y, en los subtitulares se dice que   Saqueo financiero causa crisis   y que   Usuarios comienzan a retirar depósitos  (el subrayado es mío).
           
Al ser abordado en el Congreso de la República por los distinguidos reporteros que cubren esa fuente, aproximadamente a las 11 horas del mismo día 15, al referirme a las dificultades que el CHN confronta desde hace varios lustros, expresé que consideraba irresponsable la forma en que se presentó la información en los titulares, específicamente la frase Usuarios comienzan a retirar depósitos,  ya que el subtitular se refiere a información no confirmada o falsa que, presentada en la forma descrita, podría generar pánico en los clientes del banco y ocasionarle a la entidad y, eventualmente al sistema financiero nacional, problemas de consecuencias incalculables.
 
El subtitular no fue confirmado y es falso ya que, a temprana hora del viernes, establecí contacto con el Presidente del CHN para indagar sobre ese problema, habiéndome indicado que el movimiento de depósitos había sido normal el miércoles 13 y el jueves 14, expresándome su preocupación por los efectos que  semejante  subtitular  podría  generar  en  los  usuarios del  Banco.   
  
Asimismo, obtuve información acerca del  movimiento de la cuenta encaje del CHN en el Banco de Guatemala, la que operó con toda normalidad durante los días 13, 14 y 15 de febrero.   Por otro lado, el referido subtitular no está respaldado por ninguna información adicional en las páginas interiores.  Por lo anterior, es evidente que el subtitular que dio origen a mi expresión no está fundado en la verdad, no fue confirmado y podría generar pánico en los ahorrantes, lo que ni más ni menos lo tipifica como irresponsable, que fue lo que dije y reitero.
 
 En adición, deseo manifestarles que el Banco de Guatemala y la Superintendencia de Bancos, hacen esfuerzos por hacer realidad los lineamientos emanados de la Honorable Junta Monetaria, relativos a la transparencia y apertura que debe mantenerse en el manejo de la información financiera, salvando la necesaria, y obligada por ley,  confidencialidad de las operaciones de los usuarios.   Por ello, como Siglo Veintiuno y la generalidad de medios informativos han podido comprobar, el nivel, la calidad y la cantidad de información disponible no tiene precedentes en administraciones anteriores.   Gracias a esa búsqueda de transparencia, es posible que cualquier medio disponga de la información que Siglo Veintiuno ha publicado sobre éste y otros temas relacionados con el sistema financiero; sin embargo, cualquier medio de prensa sabe que dada la naturaleza de la información financiera, ésta debe ser servida al público responsablemente, para mantenerlo informado y contribuir a la toma de sus decisiones y no para alimentar actitudes de pánico, que pueden acarrear graves consecuencias para el país.
 
Deseo asimismo aprovechar esta oportunidad para expresarles mi convencimiento personal sobre el invaluable papel que los medios de comunicación juegan en la construcción de una mejor sociedad.   Por ello, reitero mi disposición personal de mantener la mayor apertura y transparencia posible en todo lo que corresponde al Banco de Guatemala, con la esperanza de que la información se traslade al público con objetividad, tal como lo hemos venido haciendo.  Por tanto, rechazo las afirmaciones de la nota editorial en cuanto a que Lizardo Sosa  desea que estas cosas sigan en la penumbra.  Mis declaraciones del día 15, relativas a los problemas existentes en el CHN, muestran claramente lo inapropiado de esa afirmación.
 
Respecto a los problemas por los que atraviesa el CHN, comparto su opinión en lo relativo a que esta situación  debe acabar de una sola vez, para así evitar males mayores y abonar el camino de la modernización, saneamiento y fortalecimiento del Sistema Financiero.
 
Respecto al futuro del CHN, estoy convencido de que se debe poner en práctica un proceso que le permita recapitalizarse y reconvertirse a una entidad en el marco del derecho privado.     Es precisamente su naturaleza de banco estatal, la que ha determinado que, a través del tiempo, se hayan producido verdaderos  saqueos financieros valiéndose del mal uso de influencias políticas, situaciones que, de no corregirse de manera definitiva, causarán enormes perjuicios al sistema financiero y al país, perjuicios que estamos en la responsabilidad de evitar.
 
En efecto, al revisar el origen de los problemas que aquejan a esa entidad bancaria, resaltan las pérdidas multimillonarias originadas por decisiones políticas relativas a créditos e inversiones en el transcurso de por lo menos los últimos 25 años, en las que no se consideró debidamente el riesgo, y en las que no puede descartarse comisión de fraude y dolo.
 
Al respecto, como es de conocimiento público, resalta el hecho de que sea hasta en este último período cuando las actuaciones indebidas de una autoridad del CHN han originado destituciones y enderezamiento de procesos legales en contra de los responsables a tal grado que hoy, el expresidente de esta entidad financiera, Llort Quiteño, se encuentra prófugo de la justicia y pendiente de ser capturado para rendir cuentas ante la ley, actitud que lamentablemente no se observó en ninguno de los períodos gubernamentales anteriores.
 
Agradeciéndole se sirva publicar esta aclaración en la página donde apareció la nota en referencia, aprovecho la oportunidad para suscribirme con  mis muestras de consideración y respeto.
 
 
 
 
                                                                       Lizardo A. Sosa L.
                                                                           Presidente