Guatemala,
English version Ayuda

CAPITULO I: ESTRUCTURA Y EVOLUCION DEL SISTEMA FINANCIERO
- Regresar -

“TASA DE INTERÉS ACTIVA DE EQUILIBRIO: UN ENFOQUE DE PRODUCCIÓN, EL CASO DE GUATEMALA”


INTRODUCCIÓN

            Durante las décadas de los años setenta y ochenta, las tasas de interés en Guatemala se determinaron de acuerdo con lineamientos dictados por la autoridad monetaria, manteniendo dichas tasas sujetas a mecanismos distintos a los que se darían en un escenario de mercado competitivo.   Por otro lado, la política monetaria, cambiaria y crediticia de la década de los ochenta, se basó en la determinación y regulación de los precios macroeconómicos a través de instrumentos de regulación directa.  Durante esos años, imperaba la idea de mantener tasas de interés artificialmente bajas con el objeto de inducir un nivel de actividad económica más alto.

            Producto de la política monetaria de ese entonces, se fue generando un escaso desarrollo financiero al no permitir que el mismo se ajustara y asumiera sus propios riesgos.   En ese sentido, en 1989 la autoridad monetaria creó las condiciones iniciales para abandonar la etapa intervencionista con el fin de lograr la estabilidad en los precios macroeconómicos, habiendo establecido como objetivo principal la estabilización del nivel general de precios.   En efecto, una de las principales medidas fue la de dejar en libertad a los bancos la contratación de la tasa de interés así como la liberación del tipo de cambio.

            Para consolidar las medidas aprobadas a partir de 1989,  en 1993 se aprobó la Matriz del Programa de Modernización del Sistema financiero Nacional, cuyo objetivo general se orienta a elevar la competitividad y eficiencia funcional del sistema financiero dentro de un marco macroeconómico de estabilidad y crecimiento, que permita mejorar la asignación de recursos financieros entre las distintas actividades económicas, aumentar las corrientes de ahorro interno y externo, y reducir los costos y márgenes de intermediación financiera.

            El objeto de la presente investigación es estimar una tasa de interés activa que refleje una situación de mercado, es decir, de equilibrio competitivo, a través de lo que en la literatura consultada se denomina “Enfoque de Producción”.   Asimismo, se realiza un pronóstico de la diferencia entre lo que refleja una situación teórica que deriva del modelo utilizado y una situación observada en el sistema bancario, con el fin de dar una idea de la tendencia de la tasa de interés activa respecto a su alejamiento o aproximación a un escenario de equilibrio de mercado.

            Para el efecto, es importante conocer los costos e ingresos ligados a la intermediación, los que en ultima instancia permiten conocer los principales determinantes de la tasa activa del sistema bancario.

            El período de análisis está comprendido de 1990 a 2000,  en el cual se observaron algunos cambios en la política monetaria, cambiaria y crediticia , como parte de un plan estructurado de manera gradual de reformas financieras tendientes a favorecer un desarrollo en el mercado financiero, el cual estaba orientado básicamente a elevar la competitividad y eficiencia funcional del sistema financiero, dentro de un marco de estabilización macroeconómica de precios.

El marco conceptual utilizado en el presente trabajo corresponde a la integración de la actividad bancaria de acuerdo a un planteamiento teórico matemático de equilibrio parcial que involucra los principales rubros del balance de un banco.   En efecto,  dicha actividad bancaria está ligada a un proceso de intermediación financiera, que permite conectar la oferta de ahorro con la demanda de crédito.  Por otro lado las instituciones financieras y en especial los bancos proveen servicios no financieros, destacándose aquéllos que facilitan las transacciones económicas.  Normalmente ambas actividades se proveen simultáneamente y responden a un proceso de producción conjunta, utilizando los mismos factores de producción y los mismos insumos. 

Para la utilización de cualquier modelo, es necesario contar con supuestos que ayuden a facilitar la  construcción del mismo.  Para la presente investigación se asumen los siguientes supuestos:  i) los costos teóricos corresponden a un mercado competitivo y libre de riesgos;  ii)  los desvíos sistemáticos respecto del comportamiento que corresponde a una situación de equilibrio competitivo deberían ser interpretados como manifestación de los niveles de riesgo que perciben las entidades financieras y como la presencia de características no competitivas en el mercado;   iv) el objetivo de una firma bancaria es maximizar sus beneficios esperados, sujeto a las restricciones de balance y a las regulaciones del Banco Central;   v) en equilibrio, los ingresos y gastos marginales de la industria bancaria se igualan;  y, vi) los gastos de operación para cualquier tipo de producto financiero, en el margen, son los mismos.

El desarrollo temático consta de cuatro capítulos:  el primero analiza la estructura y evolución del sistema financiero, en el cual se destacan los aspectos relacionados con el tamaño, el volumen de fondos intermediados y la profundización financiera.  Asimismo, se discute el comportamiento de la tasa de interés activa, pasiva y del spread, para dar una idea de su evolución.   El  segundo capítulo plantea el modelo analítico,  enfocando la literatura existente sobre el tema.   Incluye además  las estimaciones y los resultados derivados del modelo, con el objeto de identificar los principales factores que influyen sobre  la tasa activa de equilibrio.  En el tercer capítulo se realiza un pronóstico, a través de un análisis de series de tiempo, del diferencial entre los escenarios teórico y observado.   Por último se presentan las conclusiones del trabajo.

- Regresar -