Guatemala,
English version Ayuda
Portada Página anterior
Resumen Circunstanciado de lo Actuado por la Junta Monetaria con motivo de la Emisión de la Resolución JM-34-2003

PUBLICACIÓN RESUMEN CIRCUNSTANCIADO JUNTA MONETARIA

RESUMEN CIRCUNSTANCIADO DE LO ACTUADO POR LA JUNTA MONETARIA CON MOTIVO DE LA EMISIÓN DE LA RESOLUCIÓN JM-34-2003, POR LA QUE SE APROBÓ LA FUSIÓN POR ABSORCIÓN DEL BANCO DEL NOR-ORIENTE, SOCIEDAD ANÓNIMA, POR EL CREDITO HIPOTECARIO NACIONAL DE GUATEMALA

 

  De conformidad con lo que establece el artículo 63 del Decreto Número 16-2002 del Congreso de la República, Ley Orgánica del Banco de Guatemala, con el objeto de mantener una conveniente divulgación de las actuaciones de la Junta Monetaria, el Presidente del Banco de Guatemala deberá disponer la publicación de un resumen circunstanciado de dichas actuaciones cuando tengan implicaciones sobre la política monetaria, cambiaria y crediticia, o bien afecten las condiciones generales de liquidez de la economía del país.

 

En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo citado, a continuación se presenta un resumen circunstanciado de las actuaciones que se dieron al aprobarse la resolución JM-34-2003 de Junta Monetaria, por virtud de la cual dicha Junta aprobó la fusión por absorción del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, por el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala.

 

1.           En sesión número 9-2003, celebrada por la Junta Monetaria el 27 de febrero de 2003,  la Junta Monetaria conoció la solicitud para que esta autorice o deniegue la fusión por absorción del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, por el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala.  En dicha sesión, el Superintendente de Bancos hizo la presentación de la situación financiera de dichas entidades, así como de las implicaciones que conlleva dicha fusión, manifestando que de acuerdo con el artículo 11 de la Ley de Bancos y Grupos Financieros y su reglamento las instituciones bancarias pueden proceder a su fusión por absorción.  Puede ocurrir también que la Junta Monetaria suspenda las operaciones cuando la entidad bancaria ha dejado de cumplir con sus obligaciones o bien cuando la Superintendencia de Bancos eleva a consideración de la Junta Monetaria que no pudo superar los problemas por los cuales fue sometida al plan de regularización, conforme los artículos 75 y 78 de la Ley de Bancos y Grupos Financieros.

 

Manifestó que el proceso de la fusión, incluye la aprobación por los órganos competentes de cada entidad, disponiendo qué absorben, qué se venden, cómo van a compartir sus activos, sus pasivos etcétera. Agregó que el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala absorberá la diferencia que resulte entre activos y pasivos.   Como segundo paso, indicó, efectúan la solicitud de autorización de fusión ante la Superintendencia de Bancos, la que emite el dictamen respectivo que debe circunscribirse a aspectos de liquidez y solvencia, del cual conoce la Junta Monetaria quien decide autorizar o denegar la fusión.

 

En cuanto a la fusión de mérito, señaló que en agosto de 2002, la asamblea general de accionistas del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, acordó promover la fusión del banco, y en enero de 2003 se facultó al Presidente de la entidad, establecer las condiciones de la fusión, ratificando que cualquier diferencia la va asumir el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, pero siempre y cuando el Estado lo capitalice, porque de no ser así, la Superintendencia de Bancos consideraba que técnica y financieramente esa fusión no era conveniente.  En cuanto a la liquidez del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, que es lo que manda la ley, se refirió en la forma siguiente: La posición de encaje en diciembre de 2002  era de Q0.5 millones y en enero del 2003 Q1.9 millones; el saldo de su cuenta encaje al 31 de diciembre de 2002, encaje remunerado Q12.0 millones, encaje no remunerado Q22.1 millones total Q34.1 millones, vemos al 24 de febrero de 2003 y la cifra es positiva.  Luego el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala invirtió en bonos hipotecarios de Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima,  Q110.0 millones, al 13 de enero del 2003 sumaron a Q125.0 millones.  Observemos la solvencia Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, el banco a absorber, al 31 de diciembre de 2002, el patrimonio computable ascendió a Q88.5 millones y el patrimonio que requiere de acuerdo con la ley Q56.2 millones, su posición patrimonial se sitúa en positivo en Q32.3 millones, restando los ajustes confirmados por la Superintendencia de Bancos que suman Q18.9 millones, por lo que su posición ajustada prácticamente en la solvencia nos da positivo Q13.4 millones.

 

Respecto a la situación financiera del Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, el Intendente de Coordinación Técnica expuso que si comparamos al 31 de septiembre de 2002 respecto al 24 de febrero de 2003, el banco tuvo un incremento en sus depósitos por cerca de Q100.0 millones. Con respecto a la liquidez, El Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala es uno de los bancos que mejores posiciones de encaje presenta en el sistema bancario; en los últimos tres meses, incluyendo el mes de enero, ha presentado posiciones promedio de encaje superiores a los Q150.0 millones, saldos en su cuenta encaje en el Banco de Guatemala de Q125.0 millones, cuenta con inversiones de fácil realización, valores del Estado arriba de los Q230.0 millones; al 24 de febrero de 2003, estas inversiones superaban los Q400.0 millones y recientemente el Estado lo capitalizó en Q193.0 millones, lo cual mejora su liquidez. En ese sentido, en materia de liquidez, no existe ningún tipo de problema en dicho banco.  Con respecto a la solvencia, agregó que el banco presenta un patrimonio computable de Q218.0 millones, su patrimonio requerido de Q98.0 millones; en libros presenta una posición patrimonial de Q119.0 millones; sin embargo, tiene ajustes confirmados por Q23.3 millones que no los ha registrado y la Superintendencia de Bancos le ha emitido las resoluciones de incumplimiento y las multas correspondientes; considerando estos ajustes, la posición ajustada del Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala asciende a Q96.5 millones. Tomando en consideración esta posición ajustada al 31 de diciembre de 2002, la Superintendencia de Bancos estimaba que absorber al Banco del Nor-Oriente con una contingencia de pérdida de Q143.0 millones, no era factible, porque no le alcanzaba su posición patrimonial para poder absorber esa pérdida, en consecuencia sin la capitalización que realizó el Ministerio de Finanzas Públicas, no se hubiese podido llevar a cabo la fusión.  Entre algunos aspectos financieros de la fusión por absorción, presentamos el siguiente balance: el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala presenta en su balance al 31 de diciembre de 2002, activos por Q1,431.0 millones, pasivos por Q1,212.0 millones y un capital contable de Q218.0 millones.  Cabe indicar que al 31 de enero 2003, se incrementa el activo en Q200.0 millones, derivado de operaciones de depósito que incrementan el pasivo y que incrementan las disponibilidades, esa es la variación a enero.  En el caso del Banco del Ejército, esta es la situación que estaría trasladando a el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala en la fusión que autorizó Junta Monetaria, hay activos de Q509.0 millones, los activos con problemas o activos malos que en su oportunidad se presentaron fueron absorbidos como pérdida por su principal accionista, de consiguiente los activos que pasan al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala son activos limpios y en ese sentido no hay ningún efecto patrimonial para dicho banco, de tal manera que la situación consolidada financiera del Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, incluyendo al Banco del Ejército, presentaría Q1,940.9 millones de activo, Q1,722.0 millones de pasivo y un capital de Q218.0 millones. 

 

Considerando la situación del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, y tomando en cuenta la calidad de sus activos de acuerdo con las valuaciones realizadas de los mismos, presenta la siguiente situación:  presenta un activo de Q705.7 millones, de los cuales pueden ser sujetos de traslado al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala Q612.6 millones, que son activos con niveles de recuperabilidad; se estima que de estos Q612.0 millones, son realizables Q469.4 millones y la diferencia se da principalmente porque existen activos principalmente crediticios con algunos factores de riesgo que los hacen considerar la recuperabilidad en estos montos.  Por aparte, presenta activos  que a juicio de la Superintendencia de Bancos son de escasa probabilidad de recuperación por Q93.0 millones, estos activos son los que se estarían trasladando al fideicomiso y que en última instancia serían los accionistas del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima,  quienes estarían absorbiendo esta pérdida, toda vez que ellos mismos ya han acordado que el fideicomisario de este fideicomiso va a ser el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala y cualquier recuperación que se espera que sí la haya, vaya amortizar las pérdidas que asumiría el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala.  La contingencia de pérdida consiste en la diferencia entre el valor en libros de los activos trasladables y el valor realizable de los mismos, la diferencia da Q143.2 millones.  Si consideramos esta posición, la situación del Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, como banco absorbente, que en todo caso es lo que nos manda el reglamento aprobado por Junta Monetaria a evaluar, quedaría de esta manera; pero también consideramos los eventos subsecuentes, como la capitalización que hizo el Estado en febrero de 2003, porque es un hecho cierto y esto da un incremento en las disponibilidades; asimismo, también como evento subsecuente, tomamos en consideración la contingencia de pérdida de Q143.0 millones, entonces estaría trasladando al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala estos activos Q612.0 millones, menos estas reservas que se estarían estimando y se estarían considerando acá esa pérdida por fusión, quedando en consecuencia y consolidado final del Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, tomando en cuenta todos los aspectos financieros que rodean al caso, con activos de Q2,604.0 millones, pasivos de Q2,335.0 millones y un capital de Q269.0 millones.  Como se indicó, el fideicomiso, si Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima,  traslada los Q612.0 millones a el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, quedarían activos por Q93.0 millones, con los cuales se formaría el fideicomiso y reiteramos que cualquier recuperación pasaría a favor de el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala. 

 

Los efectos para el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala al realizarse la fusión serían los siguientes: En materia de liquidez, conforme a lo que dispone la Ley Orgánica del Banco de Guatemala, quedaría con un encaje computable de Q502.0 millones tomando en cuenta la fusión con Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, un encaje requerido de Q311.0 millones y una posición positiva de Q190.0 millones; si a esto le agregamos Q193.9 millones que en febrero de 2003 el Ministerio de Finanzas Públicas le trasladó, la posición positiva del Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala aumentaría Q384.0 millones, lo que pone al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala como el mejor banco en materia de posición de encaje en el sistema.  En materia de solvencia legal, conforme a lo que estipula el artículo 64 de la Ley de Bancos y Grupos Financieros, la posición quedaría de la siguiente manera: Una vez realizada la fusión con el Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, presentaría un patrimonio computable de Q269.0 millones, aquí al patrimonio computable ya se le agregan los Q193.0 millones, menos el efecto de la pérdida por contingencia de pérdida, le quedaría un patrimonio computable de Q269.0 millones, el patrimonio requerido considerando el efecto del traslado de los activos de Q173.0 millones, una posición patrimonial de Q96.8 millones, pero al restarle también los ajustes pendientes, finalmente le queda una posición ajustada positiva de Q73.5 millones, lo que aún le permite expandirse en Q735.0 millones.  Las ventajas en este caso para el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, es que se da un crecimiento en sus activos y esto lo que le genera es la posibilidad de flujos de efectivo adicionales por la cobrabilidad de la cartera y otros activos que tiene.  El crecimiento de sus captaciones en materia de depósitos y obligaciones financieras en el cual estaría ganando el margen financiero entre la tasa activa y tasa pasiva, más las economías de escala, porque se estaría ahorrando el pago de un gerente, de un contador, subgerentes y funcionarios, eso le da economías de escala y respondería a probables utilidades adicionales que  pueda obtener; por aparte, hay un costo de oportunidad, en este caso de captación, si tomamos en consideración que se están trasladando cerca de Q600.0 millones de depósito y se estima aproximadamente Q8.00 por cada Q100.00 de captación que tienen y aquí consideramos las comisiones a ejecutivos de cuenta, etc. consideramos que aquí el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, por esa operación de captación y de colocación, tiene un costo de oportunidad favorable de cerca de Q70.0 millones, sin tomar en cuenta los beneficios de la red de agencias. 

 

En cuanto a los posibles efectos de no realizar la fusión,  argumentó que era conveniente que la honorable Junta Monetaria lo tomara en consideración, porque no se podría analizar el caso de una manera aislada.  En este caso, de no darse una autorización, inevitablemente tendría que darse una suspensión de operaciones del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, conforme al artículo 75 de la Ley de Bancos y Grupos Financieros, existiendo la alta probabilidad del contagio de otras tres entidades a las que también habría que aplicarles el cierre de operaciones, por las debilidades financieras que tienen, como también existe el alto grado de probabilidad de una corrida sistémica por la desconfianza de los depositantes, pues aunque hay muchos bancos sanos en materia de solvencia y liquidez en este momento, no tendrían la capacidad de liquidez para atender un retiro anormal de sus depósitos, porque como es normal en la actividad bancaria, la mayor parte de sus captaciones las tienen colocadas a mediano plazo y sucede algo en Guatemala, hay un descalce grande en materia de liquidez, la mayor parte de captaciones o son a la vista o están a tres meses o hasta 6 meses y las colocaciones están a un año, dos o tres años, pero ese descalce es un descalce natural en materia bancaria hoy por hoy, pero pone una situación bastante expuesta a las entidades a este retiro anormal de sus depósitos.  Haciendo un escenario de un retiro del 15% en sus depósitos, habrían cerca de siete bancos, que se consideran sanos, que no estarían en capacidad de atender ese retiro masivo.  El costo de salida del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, si lo consideramos sólo y aisladamente de lo demás, sería el siguiente: el Fondo para la Protección del Ahorro tendría que pagar Q128.0 millones de los depósitos hasta Q20,000.00 conforme a la Ley de Bancos y Grupos Financieros, los depósitos del Estado se perderían también Q220.3 millones y entonces el costo para el Estado es de Q348.9 millones y aquí es de compararlo con el efecto de costo de Q143.0 millones que se estarían trasladando al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala; también hay una pérdida del público de Q255.0 millones, que es lo que generaría un problema de desconfianza a nivel de sistema, el total Q604.0 millones. La salida del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima,  casi en un altísimo porcentaje de probabilidad conllevaría también al cierre de operaciones de otras tres entidades, cuyos totales depósitos incluyendo el Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima,  son de Q1,950.0 millones; el Fondo para la Protección del Ahorro tendría que cubrir depósitos hasta Q20,000.00 por Q506.0 millones y tiene Q436.4 millones, no alcanza para cubrir esto, necesariamente el Estado, de conformidad con la Ley de Bancos y Grupos Financieros, tendría que complementar esta cantidad y aportarle acerca de Q100.0 millones más; quedarían al descubierto Q1,444.00 millones, de los cuales Q416.0 millones corresponden a entidades del estado, esto conllevaría a desconfianza y el Estado tiene varios cientos de millones a nivel de sistema que, ante esa desconfianza, seguramente lo estaría trasladando al Banco de Guatemala y esa situación sí pondría en serios aprietos a muchas entidades bancarias que tienen depósitos del Estado, tanto obligados como no obligados.  Ésta es la situación, si consideramos al Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima,  con las otras tres entidades que la probabilidad de ocurrencia es bastante alta y se estarían perdiendo Q506.0 millones del Fondo para la Protección del Ahorro, más Q416.0 millones del Estado, estamos hablando de Q900.0 millones a Q1,000.0 millones que estaría perdiendo el Estado de entrada y habrían cerca de Q1,000.0 millones que el público estaría perdiendo, también estamos hablando de cerca de 250,000 depositantes.  Si consideramos el costo del Fondo para la Protección del Ahorro de las cuatro entidades, el costo del Estado, el costo de los depositantes de las cuatro entidades que se tendrían que cerrar, estamos hablando de Q1,950.0 millones, pero también hay que considerar el efecto sistémico con el resto de entidades sumarían Q7,323.0 millones, el costo país sería Q9,273.0 millones con lo cual estaríamos hablando ya del inicio de una crisis que sabemos cuándo principia pero nunca cuándo termina ni a qué costo.

 

2.           Derivado de la presentación realizada por la Superintendencia de Bancos, los miembros de la Junta Monetaria consideraron pertinente analizar y discutir las razones, los fundamentos y los supuestos sobre los que descansa la fusión por absorción del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, por el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, a efecto de generar los elementos de juicio que permitieran la adopción de la resolución autorizando o denegando dicha fusión, que por mandato legal corresponde a la autoridad monetaria.

 

3.           ARGUMENTOS EN CONTRA DE LA FUSION

Algunos miembros de la Junta Monetaria señalaron que el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala cometió una ilegalidad  porque según los estados de cuenta al 30 de diciembre de 2002, lo que podía haber invertido sin exceder, sin violar la ley era Q32.7 millones, pero que la inversión ha sido a esa fecha más de Q100.0 millones y a la fecha actual parece que es mucho más, entonces no es una violación ni siquiera de un par de millones, es una violación flagrante a la ley, básicamente al artículo 47 de la Ley de Bancos y Grupos Financieros donde se establece ese límite.  Es una violación de la ley con conocimiento de causa y eso definitivamente es algo que tiene que pesar mucho en lo que estamos conociendo; la Superintendencia no debiera estar elevando a esta Junta una propuesta de fusión donde la entidad absorbente viola claramente la ley y no muestra voluntad de revertir esas operaciones, como ya se hubiera hecho a la fecha.  La consecuencia, si esta ilegalidad no se hubiera cometido, consiste en que el Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, hubiera entrado en un problema de liquidez; por lo que con esta propuesta de fusión básicamente lo que se está haciendo es amparando o escondiendo una violación de la ley.  Si en un momento se aprobara esta fusión, el mensaje que estaría dando la Superintendencia de Bancos y la Junta Monetaria es que la institución bancaria puede violar la ley, pero no importa, porque después se arregla, sea por una fusión por absorción o la forma en que sea, por lo que las autoridades deben ser muy estrictas en el cumplimiento de la ley y no estar permitiendo una violación de este tipo.

 

En el informe no se menciona en ninguna parte el riesgo moral que implicaría que una entidad mal manejada, donde se hicieron inversiones en muchos  casos con conocimiento de causa del problema,  queda sin ningún castigo; entonces, en dónde  queda la responsabilidad de las autoridades de estas instituciones del Estado que tomaron la decisión de invertir en un banco que no ofrecía definitivamente las condiciones de confianza, aparte de la responsabilidad del Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, que hizo una inversión también en los mismos términos, violando la ley como habíamos dicho anteriormente y en dónde está la responsabilidad de los accionistas o  administradores en los malos manejos del banco.

 

Otro miembro de la Junta Monetaria expuso que en estos momentos dicha Junta no estaba convencida que la decisión más adecuada sea la fusión y que quizá lo más adecuado sería la suspensión de operaciones, y al darse la suspensión de operaciones o el cierre hacer la aplicación del Fondo para la Protección del Ahorro porque es el procedimiento que las leyes prevén para estas situaciones.

 

 Otros miembros de la Junta Monetaria manifestaron su preocupación de  dejar un mal precedente para el sistema, porque qué pasaría mañana si otro de los bancos que están en una posición parecida o cercana a la del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, cayera en la misma situación, o sea de nuevo volveríamos a hacer el mismo procedimiento y le volveríamos a salvar la vida; si es así, cuál hubiera sido el objeto de que en las nuevas leyes financieras se viera este aspecto o se analizara este aspecto y se regularizara y en ese mismo sentido, cuál sería el límite, hasta dónde estaríamos dispuestos por el miedo del contagio y por el miedo de la corrida bancaria a seguir subsidiando bancos que están haciendo mal las cosas. Por otro lado, se habla de una salida de mercado, pero no se ve una salida de mercado cuando uno de los dos bancos que están en la jugada es una entidad pública, obviamente no tiene una salida de mercado el banco de mérito. Ningún banco privado estaría dispuesto a absorber una pérdida, porque el mismo informe de la Superintendencia de Bancos dice que es inviable la fusión. Financieramente hablando no es recomendable. Por otra parte, también existe la interrogante de sí el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala mejora o empeora con la fusión; entendemos que empeora y que su situación y su posición patrimonial empeora considerablemente, por lo que bajo todos estos puntos de vista es muy difícil emitir una opinión favorable a la fusión.

 

Asimismo, agregaron que no obstante que según el informe de la Superintendencia de Bancos, la liquidez y la posición patrimonial del Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala permanecen positivas después de la fusión, es evidente que estos dos elementos se ven disminuidos (el patrimonio y la posición patrimonial) en forma importante con la fusión y tomando en consideración que hay otras contingencias como los activos no recuperables que se trasladarán al fideicomiso y que podrían disminuir aún más este patrimonio; o sea tomando en cuenta que son Q93.0 millones y que va a quedar aún dejándolos fuera en Q73.0 millones, pues si esto se sumara vendría a disminuir aún más ese patrimonio.

 

Finalmente, otro miembro de la Junta Monetaria aseveró que no podía apoyar la solicitud para autorización de la fusión por muchas razones, destacando que el patrimonio de Q249.2 millones baja con la fusión a Q73.5 millones, lo cual es una afectación muy seria para un banco y eso es tomando en cuenta las aportaciones más recientes del Ministerio de Finanzas Públicas. El fideicomiso para los activos malos, se presenta con la posibilidad de recibir activos por Q93 millones y en el informe se dice que estos son activos que se consideran perdidos, que no son recuperables, pero se dice llanamente que el capital o el patrimonio del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, se hará cargo de esas pérdidas; sin embargo, hemos visto que dicho patrimonio no sólo es inexistente, sino totalmente negativo, si se le suman todos los ajustes a los cuales incluso se ha agregado la Superintendencia de Administración Tributaria con Q11.0 millones, entonces esa pérdida probablemente la va a tener que soportar también el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, o sea Q93.0 millones menos Q73.0 millones dejaría al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala con un patrimonio negativo y obligaría al Ministerio de Finanzas Públicas a hacer mayores aportes.   Entonces, señaló, que como miembro de la Junta Monetaria, de acuerdo con el inciso b), artículo 26 de la Ley Orgánica del Banco de Guatemala, estaba obligado a “Velar por la liquidez y solvencia del sistema bancario nacional” y por ello, precisamente porque se afectará la solvencia de un banco existente como el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, no podría apoyar una acción que pudiera resultar en daño a la solvencia de esta institución. Agregó además, que la decisión del Gobierno, de intervenir en las operaciones del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, por medio de inyecciones de liquidez ordenadas al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, para proporcionarle los medios para no caer en cesación de pagos y así tener que suspender operaciones, constituye un manejo de la crisis bancaria de dicho banco algo fuera de lo contemplado en las nuevas leyes financieras, por lo que la jurisdicción de la Junta Monetaria en este tema ha quedado sustituida o marginada y por ello no procede considerar la solicitud de fusión de mérito.  Adicionalmente, desde un punto de vista constitucional, puede haber ilegitimidad en el uso de fondos públicos para cubrir pérdidas financieras privadas a través de capitalizaciones del Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala.  Concluyó diciendo que el voto favorable a una fusión que se facilita con este uso de fondos públicos pudiera implicar una responsabilidad que no deseaba asumir.

 

4.           ARGUMENTOS EN FAVOR DE LA FUSION

Por su parte, los miembros de la Junta Monetaria que estaban a favor de la fusión manifestaron que en este caso no se está perdonando nada, la Superintendencia de Bancos actuó inmediatamente, conforme a la ley, cuando detectó inversiones por encima de los límites previstos en la ley, por lo que se está actuando transparentemente y sobre todo al menor costo social.  Indicaron que los argumentos han sido suficientemente amplios como para considerar y estar convencidos de que esta fusión está amparada en la Ley, y que las posibilidades del Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, su fortaleza y su capacidad de generar una rentabilidad, mejoran después de la fusión.  La operación que está siendo solicitada, mejora, fortalece la situación de estabilidad, liquidez y solvencia del sistema financiero bancario.

 

Otros miembros de la Junta Monetaria argumentaron que un funcionario público tiene que asumir una posición y sobre esa posición siempre se ha antepuesto primero la estabilidad y la sanidad del sistema financiero privado, buscar el menor costo, apegarnos a la ley y la mayor transparencia posible, por lo tanto, si eso va a implicar acciones legales en el futuro, ese el costo de estar en un puesto público, por lo que la acción que se tomó fue la apropiada bajo las condiciones en que se dieron.   Aseveraron que nadie está incumpliendo la ley, que si se aprueba esta fusión es en aplicación del artículo 11 de la Ley de Bancos y Grupos Financieros.

 

Asimismo, expresaron que lo que se estaba conociendo era una solicitud para que se autorice o se deniegue una fusión y, si hay un banco del Estado, representado por el Gobierno de la República, que dice que quiere absorber a otro, ese es un riesgo que lo va a considerar otra autoridad, esta Junta debe de resolver sobre si es prudente o no es prudente autorizar la fusión.  Miembros de esta Junta designados por tres sectores piensan que no es prudente, prácticamente dan un voto anticipado y otro sector que considera que vaya adelante la fusión.

 

Luego de haberse expuesto los argumentos y observaciones por parte de los miembros de la Junta Monetaria, quedó aprobada, por mayoría, la fusión por absorción del Banco del Nor-Oriente, Sociedad Anónima, por el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, con el voto en contra de 3 de sus miembros, quedando constancia de las objeciones manifestadas por 2 miembros suplentes, a cuyo efecto dicha Junta emitió la resolución número JM-34-2003 del 27 de febrero de 2003.