Guatemala,
English version Ayuda
Portada Página anterior
Resumen Circunstanciado de lo Actuado por la Junta Monetaria con motivo de la Emisión de la Resolución JM-288-2002

PUBLICACIÓN RESUMEN CIRCUNSTANCIADO JUNTA MONETARIA

RESUMEN CIRCUNSTANCIADO DE LO ACTUADO POR LA JUNTA MONETARIA CON MOTIVO DE LA EMISIÓN DE LA RESOLUCIÓN JM-288-2002, POR LA QUE SE APROBÓ LA FUSIÓN POR ABSORCIÓN DEL BANCO DEL EJÉRCITO, SOCIEDAD ANÓNIMA, POR EL CREDITO HIPOTECARIO NACIONAL DE GUATEMALA.

 

 

  De conformidad con lo que establece el artículo 63 del Decreto Número 16-2002 del Congreso de la República, Ley Orgánica del Banco de Guatemala, con el objeto de mantener una conveniente divulgación de las actuaciones de la Junta Monetaria, el Presidente del Banco de Guatemala deberá disponer la publicación de un resumen circunstanciado de dichas actuaciones cuando tengan implicaciones sobre la política monetaria, cambiaria y crediticia, o bien afecten las condiciones generales de liquidez de la economía del país.

 

En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo citado, a continuación se presenta un resumen circunstanciado de las actuaciones que se dieron al aprobarse la resolución JM-288-2002 de Junta Monetaria, por virtud de la cual dicha Junta aprobó la fusión por absorción del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, por el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala.

 

1.           En sesiones números 64-2002 y 65-2002, celebradas el 21 y 27 de noviembre de 2002,  la Junta Monetaria conoció la solicitud para que esta autorice o deniegue la fusión por absorción del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, por el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala.

 

   En dicha sesión, el Superintendente de Bancos hizo la presentación de la situación financiera de dichas entidades, así como de las implicaciones que conlleva la fusión, y manifestó que el proceso  inició desde el mes de junio de 2002 en los convenios que formalizaron con la aprobación de sus juntas directivas, con lo cual ambas entidades bancarias practicaron el “due diligence”. El Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala mantiene su naturaleza legal, jurídica y su estructura sin ninguna variación, pero sí contiene beneficios sobre la infraestructura directamente del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, sobre su red de agencias, la captación de los depósitos sin ningún costo, y sobre el costo del cierre de operaciones.  Las pérdidas del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, serán absorbidas directamente por su principal accionista, el Instituto de Previsión Militar, o sea que en este caso el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala no asume ninguna pérdida por el proceso de la absorción.

 

El Intendente de Coordinación Técnica, a solicitud del Superintendente de Bancos, presentó la situación financiera de ambas entidades y algunos aspectos importantes derivados de la absorción del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, por el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala. Al respecto manifestó que el total del activo en términos ajustados del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, al 31 de octubre de 2002 sumaban Q653.0 millones, un pasivo por Q598.0 millones y un capital contable de Q54.0 millones, los principales rubros del activo son las disponibilidades que se sitúan en Q78.0 millones compuestas principalmente por el efectivo en sus cajas, el saldo que mantiene en el Banco de Guatemala en su cuenta encaje y cheques a compensar en proceso; el segundo rubro lo constituyen las inversiones temporales que mantiene el Banco del Ejército, Sociedad Anónima, en valores emitidos por el Banco de Guatemala y por el Estado; la tercera columna, cartera de créditos, en términos netos, sin incluir los créditos reservados, tiene Q325.0 millones, tienen reservas de valuación por Q97.0 millones, activos extraordinarios por Q145.0 millones, un inmueble con valor de Q24.0 millones y otros activos por Q49.0 millones, esto está compuesto principalmente por cargos diferidos, gastos diferidos, los depósitos del lado del pasivo Q509.0 millones, depósitos y obligaciones financieras y otros pasivos Q88.0 millones, en términos  nominales, en virtud de que corresponden a créditos diferidos; es decir, utilidades por realizar. Por el lado del capital contable indicó que, tiene Q54.0 millones, el cual servirá para absorber algunas operaciones irrecuperables del lado de los activos extraordinarios, toda vez que de los Q145.0 millones hay unos que ya no son recuperables y que el capital al final de la fusión va a absorber para no trasladarle ese activo con problemas al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala. En cuanto a la liquidez del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, indicó que en los últimos tres meses ha presentado posición positiva de encaje, el banco presenta depósitos de entidades del Estado por cerca de Q95.0 millones, ha tenido algunos problemas de retiro de depósitos y pagarés financieros que en promedio suman Q15.0 millones, sus inversiones temporales ascienden a Q86.0 millones pero tiene comprometido en reportos Q71.0 millones, de tal manera que únicamente tiene Q15.0 millones como un apoyo a su liquidez, por lo que es bastante débil la posición de liquidez financiera de dicho banco, en ese sentido; agregó que, por el lado de la solvencia, el banco presentó posición positiva en los últimos tres meses de requerimiento patrimonial, y esto sucedió así en virtud de que el Instituto de Previsión Militar (IPM) como principal accionista, en el transcurso del año y a finales del año pasado le inyectó Q150.0 millones de capital, lo que le permitió al banco subsistir legalmente; sin embargo, la Superintendencia de Bancos a la fecha le tiene en trámite también ajustes por Q21.6 millones que hace que esta posición patrimonial baje a Q9.3 millones, pero tiene que contabilizar la indemnización del personal derivado de la fusión el cual asciende a Q13.9 millones, lo cual es un gasto, y esto lo que le originaría al Banco sería una posición patrimonial negativa de Q3.9 millones, lo cual al mes de febrero lo pondría en una posición de insolvencia.  En cuanto a la solvencia financiera, indicó que el banco realmente ya no es solvente derivado a que presenta cartera contaminada en mora y vencida por Q126.0 millones, esta cartera casi toda ya está reservada y presenta activos extraordinarios por Q145.0 millones, de los cuales se estiman que Q85.0 millones son activos extraordinarios fácilmente recuperables, pero hablando en términos financieros esos activos constituyen activos improductivos en virtud de que no generan un flujo de fondos positivo por ser activos estáticos y que representan Q44.0 millones o sea el 64.3% del activo total; ello si se toma en cuenta que el promedio del sistema bancario en cuanto a activos improductivos se refiere no pasa del 23%, lo cual ya indica que esta es una entidad de que por si misma tiene problemas estructurales y que difícilmente pueda subsistir. En cuanto a rentabilidad, precisó que el banco presenta pérdidas acumuladas de ejercicios anteriores por Q80.0 millones y en lo que va del año las pérdidas ascienden a Q42.3 millones que incluyen Q22.3 millones de ajustes que fueron realmente pérdidas del año pasado, pero ahora reflejó Q2.3 millones y en promedio tiene pérdidas operativas de Q2.0 millones mensuales, lo cual se irá incrementando a Q3.0 millones en los próximos meses.

En lo que respecta al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, explicó que hay algunos ajustes que la Superintendencia de Bancos le ha confirmado y que la posición financiera que presenta, después de ajustes, es la siguiente: tiene activos por Q1,533.0 millones, pasivos por Q1,354.0 millones y capital contable ajustado por Q179.0 millones, los cuales ya fueron incrementados en Q125.0 millones derivado del último aporte de capital que realizó el 14 de noviembre de 2002 el Ministerio de Finanzas Públicas por Q25.0 millones, con lo cual dicho Ministerio concluyó el aporte de los Q100.0 millones para hacer viable financiera y económicamente la fusión por absorción.  En cuanto a su liquidez, aseveró que ha mostrado posiciones positivas en los últimos tres meses y en cuanto a su liquidez financiera si bien es cierto mantiene depósitos de entidades del Estado por Q683.0 millones, esto en parte deviene de la obligatoriedad de las entidades del Estado de mantener depósitos en el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala y de esto se estima que hay una estabilidad de los mismos; asimismo, cuenta con inversiones de inmediata realización de Q216.0 millones aparte de la inversión obligatoria que mantiene, de tal manera que cuenta con una fuente alterna de fondos para cubrir cualquier situación de liquidez que se le pueda presentar; estimamos que tiene una capacidad de Q300.0 millones, si le llegaran a retirar depósitos en este momento, el banco fácilmente puede contar con estas disponibilidades. La solvencia, desde el punto de vista legal, en los últimos tres meses también ha sido positiva, a la fecha cuenta con una posición patrimonial de Q108.0 millones, lo que le da un margen de expansión de Q1,080.0 millones; actualmente su posición como se indica es de Q108.0 millones, esto ha sido en parte beneficiado por el aporte de Q75.0 millones y Q100.0 millones, porque ya se trasladaron los últimos Q25.0 millones, menos los ajustes que tiene de Q30.9 millones, disminuye esta capacidad a Q82.0 millones; aún así, tiene una capacidad de expansión de Q820.0 millones. La rentabilidad, como institución, presenta utilidades de Q3.98 millones, aunque realmente son bajas, pero ha alcanzado el punto de equilibrio y no está perdiendo.  En el proceso de fusión, el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala ha seguido una alianza estratégica y ha sido una forma mercadológica de llevar a cabo este proceso; se suscribió un convenio con la administración del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, para realizar operaciones conjuntas y ya lo están realizando, ya están operando o coadministrando como tal; el impacto en el público fue bastante mínimo, se esperaban retiros de depósitos que alcanzaran un 10% ó 15% y la verdad no hubo ningún efecto de esa coadministración y vienen operando normalmente.  En la segunda parte dentro de la estrategia para la fusión está la constitución de un fideicomiso, los elementos personales de este fideicomiso serían el Banco del Ejército, Sociedad Anónima, como Fideicomitente porque es quien va a estar afectando los activos y en este caso se refiere a los activos de dudoso cobro, el Fideicomisario o beneficiario sería el Instituto de Previsión Militar como principal y casi único accionista y el Fiduciario sería el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala u otro banco que en su oportunidad se designe.  Entre los aspectos del fideicomiso, cabe indicar que el patrimonio o los bienes a ser fideicometidos, como se dijo, van a ser los activos de dudoso cobro del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, y esto es con el objeto de trasladarle los mejores activos al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala; de hecho, desde el mes de junio la administración del Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala tiene un equipo de profesionales en el Banco del Ejército, Sociedad Anónima, quienes están realizando el “due diligence” y analizando activo por activo para determinar cuales son los que van a trasladar, a la fecha ya han culminado ese trabajo y han llegado a una conclusión, la cual coincide con la Superintendencia de Bancos, la contra cuenta de los bienes que el Banco del Ejército, Sociedad Anónima, va a trasladar al fideicomiso va a ser el capital del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, esto lo que significa es que los accionistas van a absorber la pérdida y los activos irrecuperables, de tal manera que el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala no va a estar absorbiendo ninguna perdida ni activo de dudoso cobro, derivado que el accionista le va a trasladar o devolver las acciones al Banco del Ejército, Sociedad Anónima, para que su capital quede en cero, recibirá a cambio de ello un Certificado Representativo del Patrimonio Fideicometido, el cual va a ser amortizado en la medida en que el Fiduciario vaya cobrando esos activos de dudosa recuperación que se le constituyan como fideicomiso y se espera que en el mediano y largo plazos pueda haber una recuperación de cerca del 40% de los activos con que se va a constituir ese fideicomiso; el propósito del fideicomiso es que el fiduciario administre los bienes fideicometidos y ejerza el cobro de los mismos trasladando esos fondos al beneficiario o fideicomisario, en virtud de que el IPM en este caso ya no sería accionista y habrá devuelto las acciones.  El otro propósito es que el balance general final del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, previo a realizar la fusión por absorción se quede con un capital cero, de tal manera que los activos y pasivos que vayan al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala sumen la misma cantidad.  Dentro del proceso de fusión, el balance final del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, después de haber trasladado los activos de dudoso cobro al fideicomiso quedaría con disponibilidades de Q78.0 millones, inversiones temporales de Q28.0 millones, cartera de créditos neto y activos extraordinarios por Q85.0 millones, los cuales también son de dudosa recuperación, toda vez que se tiene entendido que ya están en negociaciones para venderlos y se espera que a junio de 2003 esto ya sea efectivo para el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala.  Del lado del pasivo se mostrarían los depósitos y obligaciones financieras  por Q509.0 millones, que son las obligaciones que estaría recibiendo el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala; obviamente por el lado del activo esto legalmente requiere capital de acuerdo con el artículo 64 de la Ley de Bancos y Grupos Financieros y estos depósitos y obligaciones requieren encaje legal, respecto de lo cual el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala tiene la liquidez y capital suficiente para poder absorber; el balance consolidado, en consecuencia, del Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, ya con el traslado de activos y pasivos del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, quedaría de esta manera: incrementaría sus activos, sus pasivos, principalmente su cartera de depósitos, su capital contable no tiene ningún efecto, no tiene ninguna pérdida, no se le está trasladando los activos malos y, por consiguiente, se mantiene la misma posición.  Cabe indicar que el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala como institución, alcanza una mejor posición en el sistema bancario, alcanza una mejor posición en materia de captaciones, se introduce a un nicho de mercado que actualmente no tiene y que puede explotar fácilmente y alcanzar economías de escala, ya que está recibiendo activos que estimamos al final de un año le podrían producir utilidades netas por Q20.0 millones. En este caso, el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, tendría Q1,533.0 millones de activos y al momento de la fusión alcanzaría los Q2,043.0 millones, sus depósitos o sus captaciones de Q1,131.0 millones, alcanzarían Q1,641.0 millones y que son los principales efectos positivos para el banco; el efecto, patrimonialmente hablando, en el caso del Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, actualmente presenta un patrimonio computable de Q209.0 millones, el patrimonio requerido legalmente que es el 10.0% de acuerdo con el artículo 64 de la Ley de Bancos y Grupos Financieros tiene Q101.0 millones, el efecto de trasladarle los Q509.0 millones de activo, con requerimientos de capital por Q50.0 millones, esto no significa pérdida, significa requerimiento legal de capital, eso indicaría que legalmente el banco tendría que tener como mínimo Q152.0 millones una vez fusionado, pero contablemente el banco tiene Q209.0 millones, eso hace que su posición patrimonial sea positiva todavía en Q57.0 millones después de la fusión; sin embargo, tiene algunos ajustes por la Superintendencia de Bancos que se están ventilando conforme el debido proceso y, en su momento, se tendrán que contabilizar, pero aún así, el banco presentaría posición patrimonial ajustada de Q26.0 millones, lo que le da un margen de expansión de Q261.0 millones en sus activos. 

 

En cuanto al proceso administrativo de la fusión, expuso que consiste en la solicitud de autorización de la formalización de la fusión a través de la Superintendencia de Bancos, la evaluación y dictamen de la Superintendencia la cual se encuentra en este seno, la autorización de Junta Monetaria que es el acto administrativo que se hará el día de hoy, después de ello, se procederá a la inscripción en el Registro Mercantil, una vez realizadas las publicaciones de ley, se procederá al otorgamiento de la escritura pública de fusión, se estima que legalmente esto se podría estar haciendo a mediados de febrero aproximadamente, porque hay un proceso legal que seguir y una vez otorgada  e inscrita en el Registro Mercantil, se procede a la cancelación de la inscripción del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, en el referido Registro, como persona jurídica.  Estimamos que los beneficios que se alcanzan derivado de esta fusión, para el sistema bancario, es la salida ordenada de un banco que, dados los problemas estructurales que tiene, desde el punto de vista técnico no se ve que tenga alguna viabilidad financiera y, en el corto plazo, o sea, en algunos meses, legalmente ya no podría funcionar y se estaría evitando el pago del FOPA de darse un cierre,  por el orden de los Q123.0 millones que son los depósitos hasta Q20.0 miles que tiene el Banco del Ejército, Sociedad Anónima, e implicaría una alta probabilidad de riesgo sistémico de Q2,839.0 millones, derivado de la pérdida de confianza del público que podría darse si se cerrara el banco.  Para el Estado y para el país, no se tendría que cubrir deficiencias del FOPA porque el hecho de cerrar un banco conlleva el contagio a otras instituciones que están altamente expuestas y los depósitos hasta Q20.0 miles de estas instituciones bancarias alcanzan Q805.0 millones, los cuales de darse una situación de estas, el Estado a través del Ministerio de Finanzas Públicas, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley de Bancos y Grupos Financieros, tendría que cubrir las deficiencias del FOPA y ésta sería la deficiencia.  Se estima también un contagio generalizado que podría alcanzar cerca del retiro de un 10.0% de los depósitos a nivel del sistema bancario, lo cual podría alcanzar cerca de Q4,000.0 millones y a mediano plazo el costo podría alcanzar un 10.0% del Producto Interno Bruto.  En otro orden, se estaría cumpliendo con los Acuerdos de Paz en el sentido de que la institución armada se dedicaría a cumplir con su función constitucional y legal y no incursionar en el mercado financiero. Finalmente, el beneficio para el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, consiste en que la institución se fortalece financieramente, hay un crecimiento en las colocaciones y captaciones, gana un nicho de mercado que hoy no tiene y que obviamente hay un costo de oportunidad que está ganando en las captaciones, por ejemplo, se estima que el costo de captación de Q1.00 en el sistema bancario oscila entre Q0.07 y Q0.08, que es un costo de oportunidad que estaría ganando en este caso el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, sobre un monto de Q500.0 millones, por lo que gana posición en el sistema bancario y realiza economías de escala mejorando los resultados que al final de un año le reditúe unas utilidades de cerca de Q20.0 millones.

 

2.           Derivado de la presentación realizada por la Superintendencia de Bancos, los miembros de la Junta Monetaria consideraron pertinente analizar y discutir las razones, los fundamentos y los supuestos sobre los que descansa la fusión por absorción del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, por el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, a efecto de generar los elementos de juicio que permitieran la adopción de la resolución autorizando o denegando dicha fusión, que por mandato legal corresponde a la autoridad monetaria.

 

3.           ARGUMENTOS EN CONTRA DE LA FUSION

Uno de los miembros de Junta Monetaria expuso que esta es la primera vez que la Junta Monetaria considera una situación de fusión por absorción, es la primera vez que confrontamos una situación así y es bastante compleja.  Agregó que se supone que la fusión, por lo menos tiene que ser neutra, si no tiene beneficios, por lo menos tiene que ser neutra y no causar perjuicios.  En el dictamen se da una razón que es bastante poderosa, que se le llama una salida alterna del sistema a un banco que está en problemas, entendiéndose por salida alterna aquélla en que no se aplicarían los preceptos usuales que están en la ley para un banco; sin embargo, dijo que su impresión es que la resolución debe fundarse también, en que la entidad que está absorbiendo parte de una entidad no viable, no se vea perjudicada y que a la vez resulte contaminada y, por consiguiente, lo que se resulte haciendo es solamente difiriendo para el futuro otro problema.  Indicó que, se dice que el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala haría esta operación a un costo Q0.0, pero no se dicen los montos que estaría absorbiendo, no se dice cuáles serían los activos, se dice cuáles serían los activos malos que serían trasladados al fideicomiso y se identifican en un monto de Q230.0 millones, pero no se dice el resto, si es solo créditos o propiedades o activos extraordinarios que pasan al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala.   Creo, aseveró, que ello es necesario para tener conocimiento pleno de qué consecuencias puede tener esto para la entidad que es la que va a sobrevivir y a la que tenemos que vigilar, que funcione bien y que no debamos agravar sus ya conocidos problemas.  Se dice que la cantidad de depósitos no especificada que se traslada al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala no lleva su encaje y que ésta institución, de su encaje, tendría que poner el encaje de esos depósitos, eso sólo de verlo así a simple vista parecería que no es una cuestión equitativa porque, según las cifras, el Banco del Ejército, Sociedad Anónima, tiene todavía algunos renglones de disponibilidad.   No se especifica, en términos de calidad, la calidad de esos activos que van a ser trasladados, qué calidad tienen, si respecto a esa cartera ha habido un “due diligence”; si ha habido un análisis serio para determinar que no se le están pasando activos que deberían haber ido al fideicomiso, pero que van al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala para complicar más la vida, pero repito, si no cuidamos que el Banco absorbente no esté absorbiendo problemas que le van a agravar más su situación creo que no estamos haciendo bien nuestro trabajo.

 

Algunos miembros de la Junta Monetaria señalaron que  lo primero es establecer si es procedente legalmente que un banco del Estado absorba a un banco privado, cuyas deficiencias provienen de situaciones anómalas que se han dado en el procedimiento histórico de su funcionamiento.  Relacionado con el tema de la base legal, para la aprobación de esta fusión, expresaron que el reglamento que se está utilizando es el que se refiere a instituciones bancarias privadas nacionales, y es cierto que tiene un artículo 21 que dice “los casos no previstos en el presente reglamento serán resueltos por la Junta Monetaria”, pero uno entendería que se trata de los casos no previstos relacionados con la fusión de instituciones bancarias privadas nacionales, pero como que jalar dentro de ese artículo 21 una fusión de un banco estatal no se sabe  realmente si eso podría entrar dentro de casos no previstos.  De esa cuenta preguntaron sobre la base legal para ver si realmente la que se cita es lo suficientemente buena para que pudieran aprobar la fusión de mérito.

 

Otros miembros de la Junta Monetaria manifestaron que la responsabilidad legal de esta Junta es determinar si la fusión va a tener algún beneficio sistémico, que no vaya a agravar la situación de un banco que absorbe que ya tiene problemas suficientes y que ha necesitado de recapitalización por parte del Estado. 

 

Otro miembro de la Junta Monetaria indicó que, se dice que los activos que se van a trasladar son los buenos que quedan, pero eso no debería de ser suficiente para que una entidad tan seria como ésta, tome la determinación de autorizar una fusión que puede o no puede resultar mala y que la obligación de la Junta Monetaria es no autorizar una fusión que arregla la situación de un banco que tiene problemas pero va a agravar los de otro que ya tiene problemas.

 

4.           ARGUMENTOS EN FAVOR DE LA FUSION

Por su parte, un miembro de la Junta Monetaria manifestó que a su criterio el dictamen sí satisface las inquietudes, explica un poco el proceso de saneamiento al constituir un fideicomiso con los activos malos que van a ser trasladados y que van a generar ciertos certificados de participación en el fideicomiso, que es lo que el Instituto de Previsión Militar va a recibir de toda la operación de fusión, de donde se infiere que el resto del balance que queda es de activos sanos y que pueden cubrir debidamente a los pasivos que se trasladan y por eso se habla de que es una operación que en la suma algebraica entre activo y pasivo es cero, entonces, el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala asume los activos y los pasivos que quedaron después de la limpieza que se practicaría con el fideicomiso.  Esta fusión, dijo, deja al Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala fundamentalmente fortalecido, con una serie de ventajas y de economías de escala que permiten una ampliación de sus activos crediticios así como de sus pasivos y, lo más importante,  sin costo alguno.

 

Otro miembro de la Junta Monetaria manifestó que el dictamen actualizado de la Superintendencia de Bancos es un dictamen muy completo, y en términos generales puede servir de base para una resolución de la Junta Monetaria autorizando esta fusión, sobre todo porque cubre el aspecto que según la Superintendencia de Bancos no es una operación perjudicial, por lo menos de momento no es una operación perjudicial para una institución que está en problemas.

 

Finalmente, cabe puntualizar que la Junta Monetaria se encuentra facultada legalmente para autorizar la fusión por absorción solicitada por el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala y el Banco del Ejército, Sociedad Anónima, toda vez que las disposiciones contenidas en el Reglamento para la Autorización, Constitución y Fusión de Bancos Privados Nacionales y el Establecimiento de Sucursales de Bancos Extranjeros, aprobado por la Junta Monetaria en resolución JM-185-2002, por analogía y en lo toral, pueden aplicarse a la fusión de mérito.   

 

Luego de haberse expuesto los argumentos y observaciones por parte de los miembros de la Junta Monetaria, quedó aprobada la fusión por absorción del Banco del Ejército, Sociedad Anónima, por el Crédito Hipotecario Nacional de Guatemala, a cuyo efecto dicha Junta emitió la resolución número JM-288-2002 del 27 de noviembre de 2002.